Ir al contenido principal

El doble golpe




Se dice que hay tres cosas básicas que se deben tener en cuenta al tratar de realizar cualquier negocio, llegar a cualquier objetivo e incluso pronosticar la recuperación de un suceso, estas tres cosas son: la situación...la situación y, la situación. En cierto modo no podemos negar que en esta forma de ver las cosas hay sin duda una parte de verdad.

Aunque hoy día en psicología sabemos que los contextos no tienen porque ser determinantes en la salud mental posterior (ejemplos de resiliencia hay a cientos) estos no dejan de actuar como catalizadores, ya sea para desarrollar y mantener una conducta desadaptativa o bien para reconducir nuestro comportamiento, por ejemplo todos aceptamos, sin por eso llamarlo hipocresía, que nuestro comportamiento varia en contextos según el ambiente, el rol que asumimos, o simplemente dependiendo del grado de intimidad que tengamos con la persona con la que estemos hablando en un momento dado. Estas son formas de comportamientos útiles para manejarse en sociedad, naturalmente que a nadie se le ocurriría tratar a su jefe como a su pareja, o al revés, o seguir actuando como un trabajador de atención al cliente en una reunión informal de amigos íntimos.

Ahora bien existen ciertos momentos en los cuales las personas son capaces de elevar voluntariamente una autentica barrera en torno a ellas, construida desde dentro con colaboración de los que están fuera, tu pones los ladrillos y yo la argamasa y literalmente me emparedo para no salir mas, como dice Judith Herman  el acontecimiento traumático destruye la creencia de que uno puede ser "uno mismo" en relación con los demás. Es el momento en que se instaura lo que llamamos trauma, cuya única consecuencia neuróticamente positiva es la evitación de los estímulos que recuerden de alguna manera el suceso.

Para explicar como se produce esto podemos tomar la denominada teoría del doble golpe del neurólogo, psiquiatra y psicólogo Boris Cyrulnik la cual mantiene que después del suceso perturbador para que este quede asentado como trauma debe producirse un segundo “golpe” proveniente del exterior, de esta forma el sufrimiento provocado por un suceso puede quedar convertido en un autentico “trauma”

¿Y mediante que comportamientos pueden contribuir las personas de nuestro entorno a que se de el segundo golpe y a asentar el trauma? Mediante su poderosa presión social en negativo, es decir por medio del rechazo, el asco, la estigmatización, el menosprecio, el abandono, la humillación o bien la posible incomprensión del contexto hacia el sujeto.

Rechazo: La mas directa de todas, no solo transluce una clara falta de empatia sino que además considera que el sujeto es despreciable por lo que le ha sucedido, busca aislar al sujeto de la sociedad.

Asco: Ante los defectos físicos o bien morales que la sociedad percibe que se han derivado del suceso, contribuye a fijar el trauma con una confirmación emocional de asco.

Estigmatización: Una de las mas comunes, es especialmente frecuente en personas que han contraído enfermedades (Ej.: de transmisión sexual) normalmente va a acompañado de las reacciones anteriores y en muchas ocasiones de ideas erróneas respecto a la realidad de lo que padece el sujeto, no molestándose estos en alcanzar otro punto de vista ni tratar de compararlas con los datos objetivos.

Menosprecio: Esta forma se ejecuta mediante la minimización del suceso que ha vivido la victima, suele expresarse en frases tales como “no es para tanto” “a nadie le pasa lo que a ti” dando por hecho que es la persona afectada la que le ha otorgado al suceso capaz de provocar trauma una importancia exorbitante, y que sus consecuencias están sostenidas en ultima instancia por el mismo.

Abandono: Se da cuando el circulo social y los recursos con los que cuenta la persona antes del suceso se apartan de el, ya sea por rechazo o estigmatización o en otros casos debido a que la insistencia por buscar apoyo y comprensión termina por “quemar” al circulo social, esta reacción resulta especialmente común entre comunidades de supervivientes de grandes catástrofes, las cuales necesitan asistencia psicológica para guiar el proceso.



Humillación: Quizá una de las más crueles, consiste generalmente en una sutil inversión de papeles entre victima y verdugo. La frase mas frecuente es “tu te lo has buscado” o bien “tenia que pasarte a ti porque eres tan…” tratando de transmitir una oculta intencionalidad por parte de la victima, también en ocasiones se alude a “defectos morales o de carácter” recurriendo al juicio “ya te lo decía yo que si seguías por ese camino…si me hubieras escuchado”. Proceso que si llega a calar en la victima produce miedo, paralización y culpabilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

El Secreto:Mediums, litigios, y charlatanes.

Resulta sencillo calibrar los episodios de histeria colectiva una vez que estos pertenecen al pasado, pero en los años que precedieron a la crisis del 2008 con aquel ambiente de eterna ascensión económica, las cosas no parecían tan claras. El libro titulado "el secreto" aterrizó en el momento adecuado, y se vendió por millones, la gente lo recomendaba por el boca a boca, las empresas lo regalaban a sus empleados, y poco a poco el pensamiento más primitivo y mágico empezó a impregnar radios y shows televisivos.

Palabras como "vibrar en la misma frecuencia" o "co-creación" empezaron a ponerse de moda, los pequeños milagros se multiplicaban, la gente se gastaba más dinero para mandar al Universo una señal de "confianza en la Abundancia" y juraban que el Secreto estaba cambiando sus vidas, un poco más tarde nos llego la película-documental, que nos presentaba a los "maestros" del Secreto, esos que habían inspirado el gran re-descubrimiento …