Ir al contenido principal

Sectas



El reverendo Jim Jones líder de la secta del Templo del Pueblo.


Aunque hoy en día existen varias organizaciones, así como profesionales dedicados a prevenir a los ciudadanos acerca de las posibles consecuencias dañinas de caer en las redes de una secta, sin duda da la sensación de que el avance no es suficiente, puesto que por cada persona que estas organizaciones pueden “liberar” o prevenir correctamente, existen otras muchas que caen constantemente en sus garras. Llegando a un grado de convencimiento en el cual perciben a estas ultimas como enemigos, u obstáculos a su propia “libertad” de elegir ser parte de estas.

Aquí no se discute el derecho que todo el mundo tiene de unirse al grupo que desee, como no, esto es parte de su libre elección, y no se trata de poner trabas a la libre asociación ni mucho menos, pero no podemos dejar de advertir, que existen ciertos grupos que no dan esa libertad a sus posibles adeptos, sino que por el contrario, hacen todo lo posible para manipularlos psicológica, financiera, y en ocasiones físicamente, consiguiendo atraerlos a una creencia idiosincrásica, fabricada o inspirada en alguna clase de libro sagrado, o bien en alguna técnica terapéutica revolucionaria, mas tarde tenderán a aprovecharse de ellos, económica, laboral , o incluso en casos extremos sexualmente.

Esto reduce a estas personas a meros títeres, pero es un hecho que no podemos ignorar que para entonces desgraciadamente el proceso de inmersión en la secta se ha vuelto tan potente, que el “adepto” se ve inmerso en una decisión complicada, que le genera mucho sufrimiento, entre seguir en las filas de aquellos que tan bien le hicieron sentir, que de repente otorgaron un significado a su vida, y le entregaron una explicación a todas aquellas cosas que la persona deseaba saber, que le pintaron una meta, un camino, una explicación o bien le regalaron una ultima esperanza. Las cuales le acogieron para formar parte de un grupo selecto, liberándolo de la dura tarea de discernir, de razonar y ahorrándole la desazón de vivir con dudas.

Y por otro lado una vez es obvia la explotación ¿Cómo aguantar el malestar creciente? Es complicado aunque la mayor parte de ellos tienden a intentarlo, tratando de seguir dando significado a aquello que se revela falso una y otra vez, por ejemplo en el caso de las sectas apocalípticas (las que siempre retrasan la “fecha del fin del mundo”) una vez vendidos tus bienes y donados a la secta, cortados los lazos familiares, afectivos y sociales, una vez se ha renunciado a todo vislumbre de vida normal y se espera el FIN (con mayúsculas) como lidiar con el descontento de que no se produzca el hecho por el cual has hipotecado tu vida…ya sea este el gran final, la iluminación, la obtención de poderes asombrosos, la llegada de los extraterrestres (los buenos claro) o bien la curación milagrosa.

¿Y Cuáles son las características que generalmente tienen las sectas hoy denominadas “destructivas”? Prácticamente todas cuentan con una serie de rasgos comunes, ahora bien, la existencia de estos rasgos no implica que todas ellas sean sectas destructivas, se consideran así cuando coartan la libertad de sus componentes, o bien producen una clara degeneración de sus ámbitos sociales, laborales o familiares, cuando veamos este repentino “cambio” podemos estar ante una posible secta destructiva.

Por lo general al timón de estas organizaciones podemos encontrar a un líder carismático, que dice haber llegado a través de sus esfuerzos o bien por alguna clase de revelación al descubrimiento de un método, el cual lleva a un fin superior…ya sea que otorgue curaciones milagrosas a enfermedades incurables, o bien otorgue la “iluminación” el contacto con la “verdad” o con “Dios” el método, bien aplicado y alcanzado por el líder carismático y por lo general registrado exclusivamente por su organización, promete la solución a todos los problemas, una vida directa hacia ese mundo feliz y perfecto, en el que todas las cosas que ha perdido nuestro adepto (generalmente obligado a renunciar a ellas por la secta) se le devolverán cuadriplicadas, junto con el orgullo de ser reconocido por supuesto como un autentico lince al encontrar el Camino Correcto.

Desgraciadamente la realidad es completamente contraria, y cuando se sale (porque se sale) se observa gente profundamente desilusionada, en ocasiones al borde de la bancarrota económica, con una desesperanza tan intensa que puede llevar al suicidio o bien a la ambivalencia de volver a la secta, que se ha convertido en una autentica “adicción” y así devolver el sentido (el ser humano siempre intenta ser coherente) a tantos años perdidos en búsquedas poco fructíferas y a tantos sacrificios, además conlleva en muchos casos una carga de culpabilidad y vergüenza hacia todos aquellos que contribuyo nuestro adepto a atraer a la secta destructiva, sintiéndose profundamente responsable, ahora que al fin ha descubierto que todo se basaba en la manipulación y el control mental.

Por ultimo señalar que nadie es “inmune” a la influencia de las sectas, no es algo que podamos dejar apartado en un rincón, todos nosotros en determinados momentos de nuestras vidas, y bajo ciertos sucesos somos mas o menos susceptibles de ceder a su influjo, y confiar en que el ciudadano común tenga tan claras sus convicciones que no sea presa de ellas es utópico, hay que pensar que muchas de ellas poseen una fachada “social” de ayuda a los mas necesitados, o bien ofrecen talleres gratuitos, o se cubren bajo el manto de la “terapia” o el “bienestar” y claro, en un Mundo que en muchas ocasiones nos plantea precisamente un relativismo moral recalcitrante muchos buscaran la adhesión a grupos que les ofrezcan unas creencias cuanto mas firmes (y rígidas) mejor, las cuales les liberaran de la dura tarea de tener que fabricárselas de forma propia, y de paso justifiquen y condenen ese “Mundo” que funciona tan mal, obviamente las sectas no van a dejar de existir de un día para otro, por ello mientras tanto es deseable que las autoridades, y los psicólogos muy especialmente  seamos conscientes de su existencia, y trabajemos unidos para denunciar y advertir a nuestros clientes y a la sociedad de los casos mas flagrantes.

Carlos Sanz Andrea

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

El Secreto:Mediums, litigios, y charlatanes.

Resulta sencillo calibrar los episodios de histeria colectiva una vez que estos pertenecen al pasado, pero en los años que precedieron a la crisis del 2008 con aquel ambiente de eterna ascensión económica, las cosas no parecían tan claras. El libro titulado "el secreto" aterrizó en el momento adecuado, y se vendió por millones, la gente lo recomendaba por el boca a boca, las empresas lo regalaban a sus empleados, y poco a poco el pensamiento más primitivo y mágico empezó a impregnar radios y shows televisivos.

Palabras como "vibrar en la misma frecuencia" o "co-creación" empezaron a ponerse de moda, los pequeños milagros se multiplicaban, la gente se gastaba más dinero para mandar al Universo una señal de "confianza en la Abundancia" y juraban que el Secreto estaba cambiando sus vidas, un poco más tarde nos llego la película-documental, que nos presentaba a los "maestros" del Secreto, esos que habían inspirado el gran re-descubrimiento …