Ir al contenido principal

Ellos: Novus Ordo Seclorum


Ciertos momentos de nuestras vidas quedan grabados en la memoria de forma indeleble, en mi caso no me encontraba en ningún lugar especial, recuerdo estar sentado en el sofá,  recuerdo el chocolate con almendras que me estaba comiendo, mientras observaba aquel avance informativo, en donde se comunicaba que una avioneta (no se sabían aún los detalles) parecía haber impactado contra una de las torres del World Trade Center de Nueva York, todos sabemos lo que vino después.

La cuestión es que en aquellos tiempos estaba leyendo la distopía de George Orwell titulada 1984 y durante un momento se me paso por la cabeza algo como “Si esto fuese 1984 no me cabe duda de que este acontecimiento seria un autoatentado del gobierno de INGSOC contra su propia población, con objeto de mantenerlos aterrorizados, afianzarse en el poder, conseguir mayor control, generar patriotismo exacerbado, coartar sus libertades aún más en nombre de la guerra, y potenciar el odio al enemigo…” un simple pensamiento que se te pasa por la cabeza, nunca imagine que parte del mundo se lo iba a tomar muy en serio.

El conspiracionismo volvio a resurgir, y no fue solo acerca del atentado del 11 de Septiembre, a medida que entrábamos en el nuevo milenio y ayudados por la facilidad de difusión Web, se fuerón manifestando con más fuerza que nunca, una creciente masa de personas que veía conspiraciones por doquier. Muchas de ellas se fundamentan en un retroceso bestial en lo que respecta a la sabiduría humana acumulada, ya ratificada por el método científico, como es el caso de los Terraplanistas, gente que defiende que la tierra es plana (en lugar de un esferoide oblato) y además postulan la existencia de una oscura red de conspiracionismo mundial para ocultar este hecho, red en la que estarían implicadas la NASA (cuyas imágenes de la Tierra serian simulaciones por ordenador) periodistas, científicos, políticos, autoridades educativas, y poderes económicos de todo tipo para ocultarnos la “Verdad” que la Tierra es plana, y está cubierta por una cúpula.

Uno de los representantes más famosos de esa tendencia en España es Oliver Ibáñez, un chico que se dedica a realizar vídeos apoyándose en el Genesis, el libro de Enoc, y las declaraciones de otros conspiracionistas. La mofa inicial dio paso a la preocupación al elevarse sus suscriptores por encima de los 100.000 este sorprendente seguimiento ha suscitado reflexiones sobre nuestro sistema educativo, y se han recibido avisos de alarma por parte de figuras tan destacadas como el ingeniero y astronauta español Pedro Duque, ademas de refutaciones rigurosas y fundamentadas, como las del divulgador José Luis Crespo, alias Quantum Fracture.



Me gustaría decir que a raíz de estas demoledoras evidencias Oliver cambio de opinión, y se dio cuenta de que sus teorías carecen de sentido, pero adivinad...si...Oliver sigue en sus trece.

¿Por qué? Porque no es un tema solo de cultura, aunque la cultura y el acceso al conocimiento científico pueden ayudar, es un tema que va más allá, una autentica obcecación que bordea lo obsesivo, y que lleva a todas estas personas a mantener su posición de haber descubierto una conspiración, que han conseguido desvelar normalmente mirando vídeos de Youtube, y siguiendo las opiniones de otros conspiracionistas, y con el tiempo a partir de ese presunto descubrimiento inicial se generaliza la sospecha a un patrón de paranoia que engloba a instituciones, autoridades, e incluso países enteros. 

Hoy el espectro de conspiracionismo resulta impresionante, desde "sociedades secretas" como los Illuminati, pasando por extraterrestres, reptilianos, terremotos provocados por tecnología humana, wifi-fobia, quimiofobia, hasta envenenamiento y control climático mediante chemtrails.

Este ultimo es especialmente insidioso, sus seguidores postulan que las estelas de condensación que dejan los aviones civiles son en realidad fumigaciones destinadas a controlar el clima, o a perjudicar a la población expandiendo sustancias toxicas, cada cierto tiempo se viralizan fake news respecto a este tema por las redes, por ejemplo una presunta declaración de trabajadores del Instituto de Meteorología  admitiendo este hecho, llegando el bulo a resultar tan popular, que hasta un eurodiputado español llegó a preguntar por este asunto en el Parlamento Europeo.

Los adeptos a estas teorías, se retroalimentan unos a otros vía RRSS explicando sus temores, insultando a las autoridades, y compartiendo formas que han descubierto para “protegerse” principalmente la construcción de cañones de orgon (Cloudbuster) el orgón es una presunta energia universal producto de las teorías del psicoanalista Wilhelm Reich, cuyas ideas fueron desacreditadas rápidamente por la comunidad científica, hoy día constituye también un submercado esoterista de pirámides de mineral.

La creencia en este tipo de conspiraciones y pseudociencias también ha afectado a ONG´s como Greenpeace, por las campañas que organizo para impedir el cultivo del arroz dorado, un arroz modificado geneticamente para contener precursores de vitamina A  con objeto de reducir o eliminar muchas de las muertes y enfermedades causadas por su deficiencia. Un problema de salud que causa ceguera, mortalidad infantil y complicaciones durante la gestación, y que tiene su mayor impacto sobre las poblaciones más pobres de África y del sudeste asiático.


Como vemos las consecuencias empiezan a agravarse, no solo se juega ya con el hecho de que alguien termine atentando contra un avión de pasajeros convencido del envenenamiento, o que colapse la centralita de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado alertando de estelas de condensación. Cuando se asumen las conspiraciones y se suma la falta de cultura científica como es el caso del arroz dorado, se puede llegar a privar de recursos útiles para evitar dolencias, enfermedades, e incluso la muerte. Es el caso de Greenpeace con los transgénicos, o el de los llamados anti-vacunas, un movimiento que pregona la peligrosidad de esta medida de inmunización bajo el estandarte de la “Liga para la libertad de vacunación” cuyas consecuencias no solo ponen en peligro la salud de los más pequeños, sino que ademas nos expone a todos a presenciar nuevas epidemias de enfermedades que se habían considerado erradicadas en nuestra sociedad.



Parece que cuanto mas avanza la ciencia y más sabemos sobre el mundo, mas atractivas se hacen las posiciones primitivas o propias del pensamiento mágico. Es ese conocimiento especial con el que creen contar los conspiracionistas, esos “hallazgos” de los que dicen ser poseedores para iluminar a la humanidad “dormida, inconsciente y aborregada” lo que se convierte en un drama cuando traspasan los límites del delirio individual para convertirse en lucrativas maquinarias al servicio de aquellos que trafican con las fobias y las filias de las víctimas de sus ideas. De este modo su pensamiento errado comienza a contagiar y perjudicar la salud de otras personas, promoviendo así productos como el MMS de Andreas Kalcker, o de negacionistas del VIH como por ejemplo aquí en España el agricultor Josep Pamiès (y de otras muchas enfermedades) los antivacunas,  los defensores del origen emocional de la enfermedad y otras pseudoterapias que practican el fraude sanitario. Todos ellos dicen creer que sus “descubrimientos” están siendo perseguidos por empresas, administraciones perversas, o industrias farmaceuticas a las que suponen aterrorizadas y envidiosas ante la efectividad de sus panaceas.


Toda conspiración los requiere a “ellos” a oscuros grupos omnipotentes y omnipresentes que tratan constantemente de sabotear todos los esfuerzos de la humanidad por salir adelante, durante toda nuestra historia, especialmente en el siglo veinte, hemos sido testigos de como países enteros caían en dictaduras con consecuencias terribles. Bajo el encanto de gobernantes que decían luchar precisamente contra “ellos” según su conveniencia, ya fuesen "ellos" grupos etnicos o sistemas politicos opresivos (en el caso de la URSS contra el capitalismo) los amantes de la visión única no han dudado en usar su propaganda sin escrúpulo alguno para convencer a la población, y sumir a millones en un mundo en el que primaban ideologías utópicas (inhumanas) o en donde los mas oscuros delirios místicos y sistemas esotericos (en el caso del Tercer Reich) se imponían a la razón humana y a la ciencia.

Pero la cuestión de fondo es que “ellos” hoy en día no son tanto el FBI o la CIA hoy “ellos” engloban como colaboracionistas a todas las personas con suficiente sentido común, como para no querer ver morir a sus hijos de enfermedades para las que ya se ha conseguido la inmunización. Con suficientes conocimientos para entender que usar un teléfono móvil, no tiene relación con sufrir un tumor cerebral. Que entienden que los terremotos son desgracias producidas por el movimiento de las placas tectónicas, no por oscuras armas tecnológicas humanas. Que se niegan a echar la culpa de todo lo malo o molesto del mundo a oscuras organizaciónes que operan en la sombra, porque son muy conscientes de que la avaricia y la miseria humana explican de forma mucho más evidente y visible los enormes dramas sociales que vivimos. Que comprenden que tienen y pueden hacer algo por mejorar su mundo, desde aquí, y desde ahora, y prefieren encarar los problemas de la vida diaria con sus desigualdades y sus injusticias evidentes, sin necesidad de tener que inventar enemigos exteriores invisibles e insuperables.

Podemos justificar nuestra inactividad y nuestra impotencia frente a tan colosal enemigo imaginado, y sentirnos especiales por creer haber descubierto una conspiración, o bien ir mas lejos y llenar las arcas de los manipuladores, que viven de infundir el miedo, la desinformación y la paranoia injustificada entre la población. O bien podemos aprender a separar la conspiración de la realidad, aprender a informarnos, aprender a consultar fuentes fiables, desarrollar el pensamiento crítico y no la sospecha paranoide, conseguir ver el mundo mas como es en realidad, y no como creemos o nos gustaría que fuese, tal como hace la ciencia, que pone a prueba sus hipótesis mediante experimentos y revisa sus resultados. Luchar contra la rigidez de la visión de aquellos que pretenden inaugurar una nueva era, un novus ordo seclorum plagado de irracionalidad, de paranoia, y de locura.

Hay muchas personas que ya han llegado a sus conclusiones, personas a las que no podremos convencer de nada y que llevaran sus ideas hasta sus ultimas consecuencias, personas que dicen no necesitan más prueba de realidad que su propia obsesión, son aquellos que te acusaran de borrego inconsciente en los mejores casos, y de colaboracionista que recibe cheques de las farmaceuticas (sic) en el peor, en caso de que no compartas sus teorías, te pongas pesado pidiendoles pruebas no sesgadas, o peor aun, oses cuestionar la existencia de las conspiraciones que dicen percibir.

Hoy "ellos" son una fuente de rentabilidad para los manipuladores, y de terror para los manipulados, pero mas grave es ver como poco a poco nos están convirtiendo a todos los que no comulgamos con sus ideas en presuntos colaboracionistas, hoy mas que nunca "ellos" somos nosotros.

 Carlos Sanz Andrea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

El Secreto:Mediums, litigios, y charlatanes.

Resulta sencillo calibrar los episodios de histeria colectiva una vez que estos pertenecen al pasado, pero en los años que precedieron a la crisis del 2008 con aquel ambiente de eterna ascensión económica, las cosas no parecían tan claras. El libro titulado "el secreto" aterrizó en el momento adecuado, y se vendió por millones, la gente lo recomendaba por el boca a boca, las empresas lo regalaban a sus empleados, y poco a poco el pensamiento más primitivo y mágico empezó a impregnar radios y shows televisivos.

Palabras como "vibrar en la misma frecuencia" o "co-creación" empezaron a ponerse de moda, los pequeños milagros se multiplicaban, la gente se gastaba más dinero para mandar al Universo una señal de "confianza en la Abundancia" y juraban que el Secreto estaba cambiando sus vidas, un poco más tarde nos llego la película-documental, que nos presentaba a los "maestros" del Secreto, esos que habían inspirado el gran re-descubrimiento …