Ir al contenido principal

Ante la catástrofe:actuación psicologica


Los profesionales de la Psicología son movilizados de forma habitual ante los desastres de mayor magnitud, enseguida oímos por la televisión y las noticias de accidentes o catástrofes que un "ejercito de psicólogos" es movilizado para ayudar en la zona afectada, especialmente ante catástrofes de alto impacto, tales como terremotos, inundaciones, o accidentes de aviación.

Hay que tener en cuenta que el hecho de que aunque a veces se vean inmersos en tareas que puedan hacerles parecer voluntarios no significa que esta sea su función principal, generalmente se confunde y se infraestima la necesaria aportación psicológica para encauzar y recibir todas las expresiones que van a producirse, no tanto entre los ingresados de forma hospitalaria, que probablemente estarán siendo objeto de otras atenciones medicas mas directas, sino de los familiares y las personas que han ayudado en el evento, y es que estos pueden pasar por un espectro emocional muy amplio, desde la sensación de perdida avasalladora e injusta,  hasta la ira o la confusión, todos estos aspectos que al principio parecen accesorios a la "ayuda practica" son fundamentales, ya que marcan el inicio de como la persona va a "digerir" lo que ha sucedido.

La falta de información, la expresión disfuncional de emociones sin canalizar, la ira o la frustración, pueden marcar esos momentos de forma muy importante, una vez en el futuro se van a repasar esos momentos una y otra vez ¿Como no va a ser crucial que ante situaciones y noticias tan sensibles se cuide la comunicación, se atienda personalmente, y se preste mas atención que nunca a la reacción emocional de los afectados? veamos algunas pautas básicas de un Psicólogo de emergencias que tenga por objeto asistir en el desastre:


¿Que hacen los Psicólogos que atienden en una catástrofe? (*)



  • Deben escuchar todas las preocupaciones de las personas afectadas directa o indirectamente, acerca de una gran variedad de temas, como la posible perdida de sus hogares, su familia, miembros que hayan desaparecido, o incluso sus mascotas.
  • Deben ayudar a las personas a gestionar el periodo en el cual se van a adentrar, para que puedan tolerar el cambio tanto psicologica como fisicamente, que puede requerir aclimatarse a refugios temporales, posiblemente lejos de su entorno habitual.
  • Deben proveer de toda la información disponible acerca de los recursos que se vayan ofertando a los afectados (Ropa, asistencia medica etc) y facilitar que hagan uso de ellos.
  • Deben defender las necesidades de cada particular o de los grupos familiares a medida que son asistidos por los grupos de recursos que se hayan asignado para ayudarles.
  • Deben ayudar a las personas a afianzar sus habilidades de resiliencia, restaurando todas las conexiones posibles con los familiares y amigos que hayan sobrevivido; haciendo comprender que el cambio va a ser una experiencia continua y necesaria a partir de ese momento, y manteniendo una visión esperanzadora, mientras ayudan a las personas a embarcarse en sus propios planes de recuperación a nivel individual.
  • Atender a las demandas y preocupaciones de los padres acerca de las posibles secuelas que pudieran sufrir sus hijos, y ayudarles a gestionar los problemas potenciales (cambio de lugar de residencia, nueva escuela etc)
  • Implicarse en la resolución de problemas con los residentes de los refugios habilitados, entre los miembros de las familias, y entre las posibles complicaciones que surjan entre voluntarios y personal de emergencias.
  • Ayudar a las personas a gestionar otros desastres que estén sucediendo al mismo tiempo (por ejemplo la muerte o enfermedad de algún allegado no relacionada con el evento en cuestión ya que puede sumar estrés al evento y se reprime ante un evento de impacto)
  • Realizar psicoeducación acerca de las reacciones típicas que sufren los supervivientes a una catastrofe, tales como miedos, recuerdos intrusivos, pesadillas, irritabilidad, confusión emocional o reacciones de ira.
  • Asegurar a las personas que es posible recobrarse de un desastre y recomponerse hasta el punto de volver a tener una vida normal.
  • En el trabajo con niños ayudarles especialmente a reestablecer sus conexiones con las otras personas, ayudar a las familias a recuperar sus rutinas y estructuras en la medida de lo posible, y hacer hincapie en que incluso este proceso es lento, y que habra que tomarse descansos en esa larga reconstrucción, en este periodo los niños son especialmente vulnerables.
  • Proveer a los afectados de información acerca de como y donde se puede acudir en busca de asistencia psicológica a largo plazo si esta fuese necesaria (ej: TEPT, TDA etc).

    (*) Extraido de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA HELP CENTER) el articulo original en ingles se puede consultar pinchando AQUI.
 Carlos Sanz Andrea


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

Altamente sensibles: etiquetas, sectas, y poderes sobrenaturales.

Asistimos a un nuevo resurgimiento de la tendencia a etiquetarlo todo, una parte de la sociedad sufre una necesidad compulsiva de seguridad e intolerancia a la incertidumbre, lo que ha llevado a la creación de nuevos síndromes, caracteriologias, y a tachar de posibles trastornos lo que antes solo eran complicaciones no patológicas, la industria de la autoayuda ha respondido a esta necesidad mediante la creación de best sellers como el de "Gente toxica" de Bernardo Stamateas, o nos ha provisto de métodos esotéricos como el eneagrama. Sistemas y clasificaciones que simplifican engañosamente la personalidad humana, tranquilizando la conciencia de quien las sigue, siempre que los tóxicos sean los demás claro esta, o bien encasillandolos en una tipología concreta como si de un horóscopo se tratara.

Ademas otras polémicas orbitan en torno a decisiones judiciales poco informadas, que dan solidez a síndromes falsos, síndromes que actualmente están tratando de alejarse de lo psicoso…