Ir al contenido principal

Carlos Castaneda: el último nahual.



El 27 de abril de 1998 fallecía Carlos Castaneda, antropólogo, doctor de la UCLA, escritor de best-sellers, y orador brillante según dicen los pocos que le pudieron escuchar, pero ese día también moria el nahual, el brujo, el chamán, y uno muy particular, uno cuya prosa arrastró y arrastra aún a generaciones enteras deseosas de establecer contacto con el infinito, y salvar sus conciencias de la extinción, los famosos relatos de Carlos llevaron a algunos a la experimentación con enteógenos (peyote) en especial a raíz de la publicación de su primer libro las enseñanzas de Don Juan,1968. en el ambiente de la contracultura y la psicodelia de los años 60 y 70. A la new age le dejo Castaneda un legado con una gran variedad de técnicas y trabajos corporales (tensegridad) destinadas a romper la percepción de la realidad cotidiana, eso era la brujería para Castaneda, jugar a romper la percepción cotidiana, para conectar con otras realidades.


Sus enseñanzas finales se filtran así en una sucesión de encuentros estremecedores con un brujo yaqui en el desierto de Sonora, estos encuentros suelen consistir en disertaciones de Don Juan, junto con algún avistamiento de seres sobrenaturales, que básicamente amenazan con llevarlo a la locura, y devorar su conciencia al mínimo  error, todo ello amenizado con  ataques de risa de sus chamanes principales, Don Juan y Don Genaro. La vía para entrar en contacto con estos seres y realidades alternativas es, tal como relata Castaneda en libros como el conocimiento silencioso,1987 o relatos de poder,1974 fruto de la capacidad para alcanzar a voluntad un estado de silencio interno, mediante la renuncia al lado racional de la realidad, que él denomina tonal, en contraposición al nagual, que abriría infinitas posibilidades de contacto, esta teoría no deja de ser un procedimiento ideal para suspender el pensamiento crítico, y sucumbir al adoctrinamiento de cualquier desaprensivo.


Carlos murió de cancer de hígado, algo bastante prosaico para un ser con el título de nahual, para el presunto elegido que debía guiar a sus allegados hacia el encuentro con el infinito,no hubo tal salto, pero lo que no se puede negar es que Castaneda había conseguido crear una realidad aparte, un mundo terrible y prometedor, fantasioso y caótico a partes iguales, resulta casi imposible describirlo por completo en este artículo, pero aquellos que lean sus libros y recorran sus peripecias, verán cómo llegó a configurar un universo extraño, atávico, y hostil a la razón, cuyo protagonista principal es el propio Carlos, que nos habla a través de Don Juan, el gran maestro, el brujo yaqui que nunca nadie vio, y que probablemente nunca existió, mediante esta treta nos iba transmitiendo todo aquello que su mente cavilaba, y así perpetró lo que probablemente fue uno de los mayores casos de apropiación cultural de la historia de la antropología, muy al estilo de max freedom long cuando escribía acerca de la presunta tradición Hawaiana de los Huna (The secret science behind miracles,1948) ambos autores coinciden en desarrollar una compleja fabulación, que no tiene correspondencia real con las fuentes conocidas, ni con los estudios antropológicos realizados sobre estos pueblos.


Lo que sí sabemos con seguridad sobre Carlos, tiene más que ver con sus contradicciones que con su coherencia, las personas que le rodearon hasta sus últimos días, se evaporaron misteriosamente después de su fallecimiento, las aprendices y brujas de Castaneda, aquel linaje con el don del águila, a saber Florinda Donner-Grau, Taisha Abelar, Kylie Lundahl, Amalia Márquez y Patricia Lee Partir, desaparecieron en extrañas circunstancias ¿fue un suicidio colectivo pactado? aun hoy solo se han podido encontrar los restos mortales de Patricia en el Valle de la Muerte (California) y eso fue en el 2003. No queda claro tampoco a raíz de las declaraciones de su hijo ilegítimo si eran manipuladas, o bien manipulaban a su antojo a aquel anciano Castaneda que sufría de diabetes, y cuya mano ya temblaba al tratar de escribir de nuevo.


Gracias a personas como Richard de Mille, con obras como La aventura de Castaneda: el poder y la alegoría,1976 conocemos hoy los posibles plagios y falsedades que se pueden encontrar en los libros de Carlos, sus enseñanzas resultaron ser una mezcla confusa de corrientes, tales como el Zen, el taoísmo, o el budismo, cristalizadas a través de su particular doctrina, pero no solo el contenido es confuso, la propia vida de Carlos, desde su nacionalidad hasta sus datos biográficos han resultado ser falsos, a esto se suma una gran cantidad de contradicciones que atestiguan aquellos que le conocieron, por ejemplo constaba que había estado en la UCLA en las fechas en las que, según sus libros, decía estar en el desierto de Sonora, Carlos usaba aquí fabulaciones sobrenaturales para justificar a sus seguidores su presunta bilocación, y explicaciones chamánicas como la "necesidad de borrar su historia personal" para autoglorificarse por sus contradicciones ante su círculo interno, entorno en el cual se fue encerrando cada vez más.

Su renuencia acusada hacia los medios, así como a dejarse grabar o fotografiar, las extrañas teorías sexuales y prácticas libertinas que relataba Amy Wallace, o las bizarras explicaciones sobre presuntas configuraciones energéticas y sexuales, que figuran en los libros de Florinda (Ser en el ensueño, 1991)  y Taisha (Donde cruzan los brujos, 1992) pronosticaban ya una deriva oscura y críptica de Carlos, convirtiendose en sus últimos años en un personaje claramente superado por la pseudología fantástica que lo había catapultado a la fama y al éxito económico, hablaba de caminos con corazón, y  a pesar de ello Carlos eligió el camino hacia ninguna parte, un camino sin el mínimo rastro de humanidad,  jamas reconoció nada y se obceco hasta el ultimo día de su vida en que sus libros contaban la verdad, aun a costa del sufrimiento y la confusión que le persiguió toda su vida, y la autodestrucción de las personas que le rodeaban.  

Carlos Sanz Andrea.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

Altamente sensibles: etiquetas, sectas, y poderes sobrenaturales.

Asistimos a un nuevo resurgimiento de la tendencia a etiquetarlo todo, una parte de la sociedad sufre una necesidad compulsiva de seguridad e intolerancia a la incertidumbre, lo que ha llevado a la creación de nuevos síndromes, caracteriologias, y a tachar de posibles trastornos lo que antes solo eran complicaciones no patológicas, la industria de la autoayuda ha respondido a esta necesidad mediante la creación de best sellers como el de "Gente toxica" de Bernardo Stamateas, o nos ha provisto de métodos esotéricos como el eneagrama. Sistemas y clasificaciones que simplifican engañosamente la personalidad humana, tranquilizando la conciencia de quien las sigue, siempre que los tóxicos sean los demás claro esta, o bien encasillandolos en una tipología concreta como si de un horóscopo se tratara.

Ademas otras polémicas orbitan en torno a decisiones judiciales poco informadas, que dan solidez a síndromes falsos, síndromes que actualmente están tratando de alejarse de lo psicoso…