Ir al contenido principal

Injustos y creativos.




Cuenta una antigüa leyenda que, en la Edad Media, un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de asesinato.

En realidad, el autentico autor del delito era una persona muy influyente del reino, por ello las autoridades habían buscado a un chivo expiatorio, para así poder encubrir al verdadero culpable.

Cuando el hombre virtuoso fue llevado a juicio se dio cuenta de que su muerte estaba próxima ¡el propio juez estaba sobornado! a pesar de eso el juez estaba tratando de darle al proceso el aspecto de un juicio justo, así que dijo al acusado:

-Conociendo tu fama de hombre justo y devoto vamos a dejar tu destino en manos de Dios, escribiremos en dos papeles separados la palabra "culpable" y la palabra "inocente" tu, escogeras sin mirar, si eres inocente la Divina Providencia te salvara, en caso contrario tu destino sera la horca.

Desgraciadamente el funcionario, que también estaba compinchado, metió en la bolsa dos papeles con la palabra "CULPABLE" escrita en ellos, nuestro hombre no tenia pues la menor oportunidad de salvarse.

El funcionario le acerco la bolsa, y el reo respiro profundamente, quedandose en silencio varios minutos, con los ojos cerrados y el ceño fruncido, con  gesto de pensar intensamente, sin introducir la mano en ella, cuando el publico comenzaba ya a impacientarse abrió de repente los ojos, y con una extraña sonrisa tomo uno de los papeles, se lo llevo a la boca y se lo trago.

El publico y el juez de la sala gritarón indignados ¡¡¿pero que has hecho?!! ¿Como vamos a saber ahora el veredicto?

Sencillo -respondió el hombre- Si leemos el papel que queda en la bolsa sabremos lo que estaba escrito en el papel que me tragué.

ANÓNIMO.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

Altamente sensibles: etiquetas, sectas, y poderes sobrenaturales.

Asistimos a un nuevo resurgimiento de la tendencia a etiquetarlo todo, una parte de la sociedad sufre una necesidad compulsiva de seguridad e intolerancia a la incertidumbre, lo que ha llevado a la creación de nuevos síndromes, caracteriologias, y a tachar de posibles trastornos lo que antes solo eran complicaciones no patológicas, la industria de la autoayuda ha respondido a esta necesidad mediante la creación de best sellers como el de "Gente toxica" de Bernardo Stamateas, o nos ha provisto de métodos esotéricos como el eneagrama. Sistemas y clasificaciones que simplifican engañosamente la personalidad humana, tranquilizando la conciencia de quien las sigue, siempre que los tóxicos sean los demás claro esta, o bien encasillandolos en una tipología concreta como si de un horóscopo se tratara.

Ademas otras polémicas orbitan en torno a decisiones judiciales poco informadas, que dan solidez a síndromes falsos, síndromes que actualmente están tratando de alejarse de lo psicoso…