Ir al contenido principal

Las zonas erróneas de Wayne W.Dyer




Fue el autor de uno de los best seller de autoayuda más vendidos de todos los tiempos, en el libro "tus zonas erróneas" el Dr.Wayne W.Dyer (†) supo explicar de forma amena lo que ya llevaba aplicando durante años el psicólogo Albert Ellis con su modelo de terapia racional emotiva, y a pesar del posible plagio en el contenido, denunciado por el propio Albert, el libro inspiró y ayudó a millones de personas, catapultando a Dyer instantáneamente hacia la fama, a día de hoy, quedan pocas personas que no hayan echado al menos un vistazo a ese familiar libro de tapas amarillas.

Para muchos Wayne se convirtió en un auténtico sabio, el gurú perfecto, transmitia cercanía, calma, humildad, y siempre tenía a mano una historia con moraleja iluminadora, además daba ejemplo de desprendimiento, viviendo austeramente en su casita de Maui, ni siquiera tenia ordenador, solo una antigua maquina de escribir, tal como nos muestra en la película documental titulada "el cambio" (The change, 2009).

¿Pero que paso después de tus zonas erróneas? ¿De verdad Wayne era tan neutral como nos hacia ver en aquellas charlas para Iglesia Unitaria y la televisión pública? ¿Hacia donde derivó, y con quien se relaciono para terminar siendo un personaje tan diferente de aquel profesor de la St.Johns University?

Resulta que a partir de aquel éxito inicial, los libros de Wayne fueron adquiriendo progresivamente un aire mas y mas difuso, con temática mas propia de la psicología transpersonal, Dyer rebotaba una y otra vez entre distintas corrientes espirituales, y religiones varias, sin identificarse nunca con ninguna de ellas pero encontrando significados reveladores por doquier, a los libros siguieron varios audios y vídeos de motivación junto a Deepak Chopra, aquel famoso gurú que afirmaba poder retrasar su proceso de envejecimiento, aunque hoy peine canas, y que se dedica en la actualidad a promocionar algo llamado "curación cuántica" desatando auténticos debates, en los cuales queda en evidencia casi constantemente, por sus declaraciones negacionistas del VIH o por sus confusos planteamientos sobre la conciencia.

Wayne continuo progresando por esta vía, empezó a citar a menudo pasajes del libro "Un curso de milagros" libro insignia del movimiento de la nueva era dictado por una voz a la Psicóloga Helen Shucman, llego incluso a realizar pruebas kinesiológicas en sus charlas, inspirado por el gurú David R.Hawkins (El poder contra la fuerza, 2004) que mantenia la bizarra teoría de que era capaz de calibrar el nivel "energético o de verdad" de una afirmación cualquiera, solo midiendo la resistencia del brazo del sujeto tras formularle una pregunta; pero no se quedó ahí, también elaboro elegantes prólogos a una canalizadora de entidades no-físicas, la conocida médium  Esther Hicks que cuenta así con la aprobación del Dr.Dyer en su libro insignia “pide y se te dará” (Ask and it is given, 2004) y en sus últimos años también se sintió especialmente unido a Anita Moorjani (Morir para ser yo,2012) la cual se ha convertido hoy en un icono de la nueva era, tras vivir una experiencia cercana a la muerte, y regresar milagrosamente sanada de su cáncer, ahora Anita afirma que esta enfermedad fue causada por su estado emocional, algo que en el caso del cáncer no parece tener ningún fundamento.

Pero no es la única, el propio Dyer afirmó haberse curado de su leucemia mediante una combinación de practicas, a saber, la meditación, la repetición de mantras, tales como “Estoy bien” o "Estoy en perfecta salud” y la colaboración de un médium brasileño llamado Juan de Dios, (John of God) que practica el viejo truco de la cirugía psíquica, previa posesión de su cuerpo tal como afirma el, por “seres de luz, entre ellos varios doctores fallecidos, y el rey Salomón” la interpretación de Wayne de la enfermedad se aproximaba así progresivamente a las pseudoterapias mas extremas, especialmente a las que promueven el origen emocional de la enfermedad,

Podemos ver reflejadas estas ideas en la entrevista del año 2012 que concedió para la PBS-TV después de su diagnóstico de leucemia, en la que declaro que estaba empezando a pensar que el cáncer “es la forma que tiene el cuerpo de responder a los traumas psicológicos del pasado, como relaciones fallidas por ejemplo, el cáncer es entonces una especie de respuesta curativa del cuerpo” siempre con ese enorme relativismo del que hacia gala, con el cual vendía su colaboración y su aceptación, ante cualquier pseudoterapia, charlatán, o método mágico que se le iba cruzando en el camino, Wayne no parecía pensar demasiado en las consecuencias que sus actos y afirmaciones tendrían en sus lectores, que aun hoy, le ven como un modelo a seguir, pero que estaba ya muy lejos de aquel psicólogo que escribió "tus zonas erróneas" tal como decía el eminente físico Richard Feynman "hay que tener la mente abierta, pero no tanto como para que se te caiga el cerebro".

Carlos Sanz Andrea.



Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

Altamente sensibles: etiquetas, sectas, y poderes sobrenaturales.

Asistimos a un nuevo resurgimiento de la tendencia a etiquetarlo todo, una parte de la sociedad sufre una necesidad compulsiva de seguridad e intolerancia a la incertidumbre, lo que ha llevado a la creación de nuevos síndromes, caracteriologias, y a tachar de posibles trastornos lo que antes solo eran complicaciones no patológicas, la industria de la autoayuda ha respondido a esta necesidad mediante la creación de best sellers como el de "Gente toxica" de Bernardo Stamateas, o nos ha provisto de métodos esotéricos como el eneagrama. Sistemas y clasificaciones que simplifican engañosamente la personalidad humana, tranquilizando la conciencia de quien las sigue, siempre que los tóxicos sean los demás claro esta, o bien encasillandolos en una tipología concreta como si de un horóscopo se tratara.

Ademas otras polémicas orbitan en torno a decisiones judiciales poco informadas, que dan solidez a síndromes falsos, síndromes que actualmente están tratando de alejarse de lo psicoso…