Ir al contenido principal

Evasión espiritual: Liberate de tu ego, hipoteca tu vida.



Despojarse del ego o superarlo, y lo dicen así, tal cual, esta es una de las principales pretensiones de la doctrina new age, pero ¿que es exactamente el ego y por que es tan malvado? A diferencia de la Psicología el movimiento de la new age usa el término "ego" en sentido peyorativo, como un constructo que engloba todo aquello que consideran malo en el ser humano (la ira, la tristeza, la competitividad, la envidia etc) algunas de sus ramas van incluso más allá y dicen literalmente que todas las emociones, también aquellas que se experimentan con placer, son un obstáculo para el verdadero desarrollo espiritual. Así lo mantiene el libro canalizado por la Psicóloga Helen Cohn Shucman titulado un curso de milagros, cuando se refiere a "los sueños que te parecen gratos, que te retrasarán tanto como aquellos en los que el miedo es evidente" otras técnicas ensalzan que se alcance el estado de imperturbabilidad como es el caso del Método Sedona de Lester Levenson que aparecia en El Secreto de la mano de Hale Dwoskin, y del que hablamos en anteriores entradas.


El objetivo final de todas estas manipulaciones al parecer es alcanzar un estado de aletargamiento total, en el cual el adepto se vuelva arreactivo ante las circunstancias que generan frustraciones, o sentimientos de injusticia. De ese modo, según estas técnicas tendríamos nuestra conciencia centrada constantemente en lo "superior" y entonces obtendríamos esa superioridad, tan inhumana, tan propia de la epidemia de narcisismo espiritual en la que se ha volcado gran parte de la sociedad actual, de la mano de gurus de moda, de esos que pasan de querer suicidarse a sufrir una repentina iluminación, iluminación que les inspira a montar negocios multimillonarios en base a cursos, libros, charlas, y grabaciones, a cambio de transmitir sus “originales” enseñanzas y honrar a sus adeptos con su presencia.

Es poco común darse cuenta, pero la máxima perversión que se puede hacer de la espiritualidad humana, la máxima suma de cualidades detestables a esta faceta del ser humano está concentrada precisamente en estos gurus que predican un contenido supuestamente profundo cuando no lo es en absoluto. Generalmente afectados de un malvado narcisismo buscan únicamente aumentar sus ventas, convirtiéndose en auténticos maestros del mercado del "marketing espiritual" de este modo cualquier idea medianamente válida que hubieran podido mostrar en el pasado queda inmediatamente sepultada por la activación de las maquinarias comerciales que buscan vender sus productos, pronto el guru y sus seguidores adquieren ese característico narcisismo espiritual, que hace que miren orgullosamente por encima del hombro a todos aquellos que se niegan a seguir las enseñanzas del maestro de turno, paradojicamente su espiritualidad les hace sentirse especiales, privilegiados, superiores, en una suerte de evasión espiritual, una huida hacia adelante que no les eleva a ningún sitio, es mas bien una amputación de la humanidad, de la empatia, de la expresión emocional licita y del criterio propio.

En varias ocasiones si se sigue la pista a estos gurus observamos como la burbuja de popularidad revienta (no todas las veces lo hace) ya sea por evasión de impuestos, incoherencia, predicas del origen emocional de la enfermedad, e incluso en algunos casos abusos sexuales, desgraciadamente para entonces la lista de seguidores ya es tan elevada que la propia inercia hace al movimiento imparable y al líder casi intocable, convenientemente pertrechado con un ejército de abogados, de esta forma los "ataques contra el maestro" son automáticamente justificados por los seguidores mas fervientes, atribuyéndolos a oscuras conspiraciones del mundo para no aceptar la extraordinaria verdad que predica su guru, o a exageraciones de personas envidiosas de su gran éxito, otra forma de tolerar estas disonancias cognitivas verdaderamente interesante es cuando se toma el escándalo o la actuación que chirria del maestro  como una forma de realizar un ejercicio de superación, el razonamiento de los fieles es algo de este estilo “si el maestro no le está dando importancia a lo que dice el mundo exterior nosotros tampoco debemos dársela, porque eso muestra nuestro orgullo, nuestro apego a la imagen, a nuestro ego del cual debemos despojarnos”.

Pero hablemos de ese trance que insensibiliza a los adeptos a estos movimientos de liberación del ego, aunque lo parezca no son la panacea, pueden sentir que el sufrimiento se ha reducido si, pero a un alto precio, el de la represión total de cualquier expresión emocional, en esos estados, que pueden ir desde la extrema sugestión hasta efectos ya demostrados de disociación de la personalidad o  la identidad, el seguidor podrá ver confirmada toda la charlatanería que suele provenir del gurú de turno, es decir, van a tener realizaciones y sensaciones que tienen el potencial de desconcertar a nuestro cerebro, lo peligroso es que estos estados van a ser alentados intencionadamente por el grupo pseudoterapeutico o la secta a la que se pertenezca, hay que indicar que desgraciadamente algunas ramas y autores de la Psicología transpersonal, como por ejemplo Stanislav Groff con su “respiración holotrópica” también predican la búsqueda intencionada de estos estados alterados de conciencia usando para ello técnicas fisiológicas como la hiperventilación, los impactantes efectos secundarios experimentados por esta reacción de intercambio de gases son la angustia, la pérdida de conocimiento e incluso las alucinaciones, todo ello en lugar de ser explicado correctamente sera atribuido a presuntas realizaciones espirituales.

Es necesario señalar que la Psicología no condena ni rechaza la existencia de los estados alterados de conciencia, han existido incluso psicólogos que se han referido a ello, como William James, o  bien que han tratado de clasificarlos abominando extensamente de la sobresimplificación y manipulación que difunden los movimientos de la new age, como hizo Ken Wilber. La Psicología no tiene nada en contra de la esfera espiritual o de las creencias religiosas que profese un paciente, a veces incluso en terapia psicológica y en especial con algunos asuntos, como la fobia a la muerte por ejemplo, pueden surgir algunas reflexiones con un tono existencial, todo ello no tiene nada de malo, lo que sí que hay que esforzarse en evitar a toda costa son los practicantes de pseudoterapias que se escudan en ayudar cuando lo que desean realmente es adoctrinar, terminan convirtiendo así una intervención presuntamente terapéutica en un acto de proselitismo, que viola toda consideración ética. Cuando la persona a la que se le pide ayuda está exenta del cumplimiento de normas éticas básicas, es decir se publicita como "facilitadora" o "acompañante" o bien está implicada en algún movimiento de coaching coercitivo o secta, las consecuencias pueden ser todavía más graves, y muchas veces no hay a quien reclamar formalmente por sus actuaciones.

Entrar a formar parte o jugar con este tipo de creencias es sumergirse a voluntad en un estado en el cual puede producirse una captación sectaria, algo que no resulta evidente a primera vista, porque nadie suele pensar que tras un inocente anuncio gratuito para practicar yoga ,mindfulness, asistir a un taller sobre emociones,relaciones de pareja o prosperidad financiera pueda esconderse una secta, un grupo coercitivo pseudoterapeutico, o una empresa piramidal. Pero estas son precisamente las prácticas de varios grupos en España y en el mundo, y se cuentan por cientos las historias de personas cuyo calvario comenzó con una inocente invitación, para terminar encontrando la ruina, la esclavitud del comportamiento, y en casos extremos incluso la muerte. Por fortuna hoy existe suficiente información accesible en internet y asociaciones de prevención de la vulnerabilidad para saber con anticipación que nos vamos a encontrar, por eso resulta útil informarnos antes sobre el grupo o la persona que realiza el evento al que vamos a asistir, para asegurarnos de si está debidamente cualificado, si practica el intrusismo o cuenta con titulación homologada en su campo, y dilucidar adecuadamente si  pertenece a alguno de los movimientos catalogados como potencialmente coercitivos, merece la pena tomarse un poco de tiempo para prevenir que tener que lamentar.

Carlos Sanz Andrea.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…

Altamente sensibles: etiquetas, sectas, y poderes sobrenaturales.

Asistimos a un nuevo resurgimiento de la tendencia a etiquetarlo todo, una parte de la sociedad sufre una necesidad compulsiva de seguridad e intolerancia a la incertidumbre, lo que ha llevado a la creación de nuevos síndromes, caracteriologias, y a tachar de posibles trastornos lo que antes solo eran complicaciones no patológicas, la industria de la autoayuda ha respondido a esta necesidad mediante la creación de best sellers como el de "Gente toxica" de Bernardo Stamateas, o nos ha provisto de métodos esotéricos como el eneagrama. Sistemas y clasificaciones que simplifican engañosamente la personalidad humana, tranquilizando la conciencia de quien las sigue, siempre que los tóxicos sean los demás claro esta, o bien encasillandolos en una tipología concreta como si de un horóscopo se tratara.

Ademas otras polémicas orbitan en torno a decisiones judiciales poco informadas, que dan solidez a síndromes falsos, síndromes que actualmente están tratando de alejarse de lo psicoso…